Es un hecho. La novela histórica más que una afición es una obsesión. 

Para los amantes de este género, el placer de revivir la historia con historias reales o, algunas veces, ficticias, alimenta un placer inconcebible para otros muchos. 

Este verano mis placeres pasan por dejarme arrastrar por aquellos que inspiraron a Wagner para la creación de “Parsifal“, o  a Walter Scott para escribir “Ivanhoe“, los Caballeros templarios, y lo hago de la mano de uno de los grandes cronistas y novelistas Piers Paul Read

En su libro “ los templarios” llego a amar y a entender, que fué lo que movió a esos caballeros de una temprana edad media a llevar  su defensa a ultranza del cristianismo. 

Fueron héroes, monjes y hombres que brillaron en un contexto político y social como pocos otros, fueron ensalzados, admirados y alabados, para más tarde ser acusados de herejes, sodomitas y traidores! 

Confieso pues que en horas donde las horas se acumulan ociosas, relego a una segunda lectura a Vogue y Harper’s Bazar, para rendirme sin remedio a la historia fidedigna de los Caballeros templarios. 

Te la recomiendo.