292430_525093487549838_1014637201_n
En un intento por mostrar lo mejor de nosotros mismos, las redes sociales se inundan de nuestras versiones más exóticas.
Hay quien opta por la exhibición total, con perfiles sugerentes y poses de lo más extremadas para las fotos de perfil; también hay quien opta por sacar su lado más creativo y mostrar en imágenes con un fondo artístico la definición más exacta de su perfil, y luego estamos los otros, los que optamos por el anonimato más absoluto, nos escondemos tras un pseudónimo o escondemos la mitad del nombre, cortamos las fotos, las difuminamos y, de vez en cuando, bajo un ataque de valentía….( o una copa de más después de una cena con amigas )… nos lanzamos a cambiar nuestra foto de perfil en las redes sociales por una de aquellas fotos tan sugerentes, que guardamos con tanto cariño por si alguna vez me decido….
Tengo que reconocer que el exhibicionismo, funciona… aumentan las visitas, proliferan los comentarios, surgen amistades y te llenan el Faceboock de “Me gusta”.
Vale, lo reconozco, me encanta!!!