IMG_2062

Camisa: Cortefiel

Mucho se ha hablado, y se sigue hablando, sobre el fondo de armario perfecto para una mujer.

El debate, va siempre acompañado de la misma lista de 10 ó 12 piezas “imprescindibles” que debes tener, si quieres salir victoriosa ante el armario cada mañana.

Pero, seamos sinceras y también honestas con nosotras mismas, las listas rígidas no funcionan para todas las mujeres por igual; hay muchos puntos de vista diferentes entre mujeres que hacen que las necesidades varien según la edad, la dinámica y el estilo de vida.

Incluso cosas tan “cotidianas” como la maternidad, el puesto de trabajo o las rutinas, van a determinar cuales serán las “piezas clave” y básicas para completar “nuestro fondo de armario perfecto”.

Yo misma, en mis primeras asesorías a clientas, caí en el error de recomendar, una por una, piezas de la famosa lista de imprescindibles. Con el tiempo y la experiencia, me di cuenta de que, realmente, aquello que va a dotar de dinamismo a un vestidor, dista mucho de asemejarse en piezas y complementos en todas las mujeres por igual.

Por otro lado, hay que analizar literalmente la “semántica” del concepto Fondo de armario. Desconozco a quien se le ocurrió la idea pero, realmente, ¿no te parece que la expresión Fondo de Armario te invita a pensar en todo aquello que está al final de tu armario? ¿prendas aburridas y pasadas de moda que ya nunca utilizas y almacenas en los estantes mas inaccesibles de tu vestidor?.

Bien, pues vamos a dejar los dobles fondos, tanto semánticos como en los armarios, para experiencias mucho más apasionantes, como puertas ocultas que nos transporten directamnete a Narnia….

En tu armario (sin fondos ni estanterias olvidadas) opta por lo esencial, por piezas áltamente versátiles que te aporten múltiples opcciones.

Deja de lado el concepto “neutral”; piezas neutras SÍ, pero con moderación, y busca aquello que haga de tus básicos algo divertido y diferente.

No huyas del color.

No huyas de arriesgar en estilo.

Vestirse cada mañana tiene que ser divertido, distendido y agradable!.

Tampoco caigas en el error de atiborrar tus estanterías y colgadores al máximo, no te va a ayudar. Cometes un gran error si piensas que más ropa, más zapatos o más bolsos, van a conseguir que tengas menos dudas sobre que ponerte.

Enfrentarse a un vestidor repleto de opciones incoherentes de buena mañana, puede ser una experiencia altamente extresante!, por no decir fustrante, si despues de un largo rato sigues en blanco, o sales de casa con la sensación de que te has equivocado en todo lo que llevas puesto.

Creéme, esos vestidores repletos de “todo”, mejor déjalos para las celebritys que pueden permitirse todos los caprichos del mundo, y tienen una vida social que dista mucho de la nuestra.

Chicas, hay que ser prácticas.

REGLA DE ORO

Ahora bien, para construir el armario perfecto (tarea nada fácil, lo reconozco), lo primero que tienes que saber es la “Regla de Oro”, sin ella estas perdida.

¿Sabes cual es?.

Conocerte bien a ti misma. ¿Te parece razonable?, si ¿verdad?. ¿ Te parece sencillo?, pues no, no lo es en absoluto.

Conocerte bien a ti misma pasa por conocer conceptos que quizás se te escapen un poco, pero te aseguro que no es nada que no puedas ir trabajamdo. Un poco de paciencia, dedicación y ganas, y poco a poco iras conociendo las claves para llegar a construir “tu armario perfecto”.

Tras toda esta introducción, te enumeraré cada uno de las fases que componen la regla de oro para construir tu armario perfecto, y poco a poco, iré desarrollándolas bajo el título de “Construyendo el armario perfecto”.

1- Conoce tu silueta.

2- Conoce que lineas te sientan bien

3- Define tu estilo

4- Teoría del color. Conoce tus colores

5- Espacio y orden. Ordenando tu armario

6- De compras. Da una nueva dimensión a tus compras.

7- Complementos

8- Mímate.