IMG_0055

He tenido un flechazo estilístico con una taza llena de “Macarons”.  Sí! esas galletitas francesas, esas de clara de huevo, almendra molida y azúcar glas, muuuucho azúcar glas.  Cabe decir, para hacer un apunte un tanto sabiondo (lo reconozco), los “macarons” actuales no tienen nada que ver con el dulce original italiano  “macarrone”. Los actuales, los modernos, los fashion, los fuertemente estilísticos, esos que llenan fotos y fotos de Instragram, son una variedad coqueta y y de un poder fotogénico altamente atractivo.

Sí, bien, pues esos dulces, esas dos galletitas unidas por una “ganache”entre ambas (bien por mi dominio culinario!!),  han dejado mella en mi sensibilidad estilística veraniega.

Me como los vestidos más dulces para el verano. Desde el rosa al amarillo, pasando por el violeta, los pistachos y los verdes limas, sin olvidar la vainilla y el azul anís.

He perdido el norte, y no se si morderlos o probármelos.

Es muy curioso como cosas tan cotidianas, cómo comprar unas cuantas galletas, llega de manera directa al subconsciente influyendo más tarde  en otras elecciones que no tienen absolutamente nada que ver con la compra de galletas.

En mi defensa diré, que es igual de entretenido pasearte por Zara, que pararte un ratito a escoger una cajita variada de “macarons”.

El poder de los colores. No hay nada más potente y sugestivo.

Y para poner el punto dulce final, aquí os dejo mi selección de “galletitas” estilísticas para que os inspire en vuestras compras más veraniegas.