IMG_1354

 

 

Hace un par de semanas, os hablé de la transformación que habían experimentado mis manos a través de unas perfectas e impecables uñas esmaltadas. Sigo rendida ante la perspectiva de no repasar mi esmalte cada noche. Pero lo cierto es que, no se cuentan verdades a medias, y os debía este descubrimiento.

Su nombre, Set Manos de Seda de Mary Kay Cosméticos.

Si bien, debo confesar que este tratamiento no es nuevo para mí. Lo conozco y lleva formando parte de mi fondo de armario cosmético desde hace un par de años. Sí confieso que nunca lo había utilizado con la asiduidad con la que lo utilizo ahora. Es casi como una obsesión, su olor, esa sensación de suavidad que deja en mis manos, el tacto de seda que queda en ellas después de su uso, y la sensación de hidratación que me acompaña todo el día, haga lo que haga, toque lo que toque y me lave las manos 10 veces.

El set manos de seda está formado por 3 productos, y en 3 pasos que no te llevan más de 3 minutos, consigues unas manos espectaculares, suaves e hidratadas.

El paso 1 es aplicar una crema suavizante de manos, con las manos ligeramente húmedas, el paso 2 consiste en aplicar un exfoliante y masajear bien las manos y los dedos para conseguir una limpieza en profundidad, luego te lavas las manos, las secas y acto seguido se aplica una pequeña cantidad de crema de manos, nada grasa, que penetra muy rápidamente y deja una sensación de manos ligeras y frescas.

Espectacular.

Lo tienes en 3 versiones, con fragancia a melocotón, granada, y mi favorito, libre de fragancia.

3 gestos, rápidos y precisos, a cambio de 3 minutos de mi tiempo, que mis manos agradecen diariamente.