IMG_2024

 

Aunque el carnaval pasa casi desapercibido por mi lado, sigue conservando ese aire misterioso.

De todos los carnavales del mundo, me quedo con el de Venecia, me quedo con esos trajes típicos del siglo XVIII, y sus mascaras, sí, esas que vemos hasta la saciedad y se han convertido en “souvenir” típico de todo viajero a Venecia. Pero si callejeas por la ciudad, entre canales y góndolas, puedes encontrar verdaderas obras de arte.

Yo me quedo con la más misteriosa y mítica de todas, la “mascare nobile”,  que no es más que la mítica careta blanca cosida a una larga túnica de seda negra, y rematada con un sombrero de tres puntas, al más puro estilo Giacomo Casanova.

 

IMG_2027

 

IMG_2030