IMG_2844

Pilates, yoga, body pump, steps…. disciplinas que te ayudan a poner tu cuerpo en forma.

Huele a primavera, se intuye el buen tiempo y empieza a inundarme el miedo escénico al pensar en estrenar bikini. ¿Mi objetivo?, operación verano, y para ello recurro a dos planes; El primero, entrenamiento, el segundo “aligerar mi alimentación”!.

Cosa no fácil os lo aseguro. No se vosotras cómo lleváis el tema del deporte, personalmente intento con ansiada desesperación anexionar de manera natural una rutina en mi vida, y no es por falta de intentos, me “auto obligo” a ir 2-3 veces por semana al gimnasio, y lo cierto es que me gusta, más cuando salgo de él que cuando entro!…

En estos momentos me siento orgullosa de mis logros, el esfuerzo vale la pena y siento mi cuerpo mucho más tonificado que un año atrás, e incluso a veces alardeo de “la necesidad” real que siento en determinados momentos de moverme, hacer ejercicio, de castigarme con un rato de ejercicio cardiovascular o una sesión de abdominales intensiva. No es broma, el interruptor de mi deportista interior está en “on”.

Lo malo de aumentar las horas de actividad es el hambre!. Tengo una primitiva sensación de hambruna cada vez que salgo del gimnasio, y aquí la contención juega un papel importante.

Entra en acción mi “segundo Plan” (de dificultad extrema), la alimentación. Tengo la certeza absoluta que mi cuerpo adquiriría dimensiones espectaculares si el azúcar no existiera!!!. Me pierden los dulces, adoro el chocolate, mato por un buen donut de azúcar. Desesperante, lo se.

Luchar contra la ansiedad de dulce es de las tareas más complicadas en las que tenemos que lidiar las mujeres.  Vivir en una eterna dieta, en un sacrificio constante, en una renuncia diaria… sí, lo se, hay quien por naturaleza no se engorda, y no se priva de nada; don divino otorgado por diosas consentidoras!!, pero las no divinas mortales, las que no hemos recibido la gracia de una diosa protectora, nos abandonamos a la privacidad total de aquello que nos produce un placer incuestionable en el paladar, una premisa: “veneno para las caderas, cintura y nalgas!!”.

Hay que cuidarse, y cuidarse bien. Hacer ejercicio, comer sano y beber agua, la primavera se intuye, los abrigos se van despidiendo y el destape se va acercando.

Ánimo!