IMG_1984

 

Suelo comprar revistas destinadas a público masculino. Son una herramienta de trabajo para mí.

Tanto en la Asesoria de imagen como en el Personal Branding estar “al día” de todo lo que envuelve al  perfecto “Gentleman”, me ayuda a desarrollar estrategias para entender que es lo que quiere el sexo masculino a la hora de expresarse profesionalmente, y uno de los signos de expresión, que tanto empresarios como ejecutivos utilizan con cuidada pulcritud, es la indumentaria.

Lo que tu imagen dice de ti, importa. Las sensaciones que proyectas, importan. El recuerdo que dejas en los demás, importa.  Transmitir con éxito lo que sabes hacer, aquello en lo que eres excelente, a veces requiere un traje con el corte adecuado,  una corbata con el color indicado,  unos buenos zapatos y altas dosis de personalidad.

Me gusta Matthew McConaughey, y me gusta desde no hace demasiado tiempo.  Claro ejemplo de que el cambio es bueno, encasillado en pastelosos papeles de comedias románticas en la industria cinematográfica “Hollywoodiense”, se reinventó, y nos regaló papeles como el de Mark Hanna en el “Lobo de Wall Street”, o el de Ron Woodroof en “Dallas Buyers Club”.

Me encantó en el reportaje de la revista Gentleman del pasado mes de Abril; Ahora sí, más de medio mundo ha a aprendido a pronunciar correctamente su apellido, ahora sí transmite lo que quiere, Y cómo dicta la portada, a veces es necesario “Renovarse para triunfar”