El colágeno! ese gran tensor, esa proteína que nos da elasticidad, que nos regenera; que es esencial en nuestro organismo, tanto por fuera, como por dentro. Ese que de repente un día va y se vuelve perezoso. Que con el tiempo pierde efectividad y se pre-jubila, trabajando tan sólo a tiempo parcial.

Sí, hoy voy a contaros un secreto, yo el colágeno me lo bebo de un trago todas las mañanas.

A partir de los 25, vamos perdiendo colágeno, y eso se va notando en el cabello, en las uñas y evidentemente en la piel. Pero las articulaciones, los ligamentos, los tendones y los dientes y encías también se ven afectados por esa perdida de colágeno.

Yo descubrí hace ya un año como remplazar esa carencia. Su nombre, Gold Collagen. El colágeno que se bebe.

Se trata nada más y nada menos que de un colágeno de origen marino, cuya absorción es un 95% mayor que el de origen porcino. Actúa aportando una dosis de colágeno extra a nuestro organismo para así estimular la síntesis de colágeno propio.

Hay 3 variaciones:

1- PURE, con sabor a melocotón y fruta de la pasión, perfecta para conseguir una piel más hidratada, reducir arrugas, líneas de expresión y mejorar la belleza y salud de pelo y uñas.

2- ACTIVE, con un delicioso sabor a manzana y mango, genial para deportistas ya que en su fórmula está presente la L-Carnitina, que mantiene los niveles de energía y glucosamina después de realizar ejercicio.

3- FORTE, delicioso, con sabor a melocotón y licci. Ideal para las mujeres a partir de los 40 por su acción antioxidante.

De la mano de Código 372 tienes la oportunidad de mejorar tu salud, tu piel y tu bienestar.

Un par de estas atractivas botellas, descansan en mi mesita de noche, por la mañana, en ayunas para mejorar su absorción, me la bebo de un sorbo. Un sencillo gesto diario que mi piel y mi cuerpo me agradecen.

IMG_5044 IMG_5039