51ddbc419ae6a_615x409

 

Hace exactamente 9 meses que entré en “un desorden controlado”; esa es la frase que acuña cada mes mi dentista para tranquilizarme, agobiado seguro, por mis mil y una preguntas.

Brackets“, así se llama mi desorden.

En busca de la mejor de mis sonrisas me decidí por la ortodoncia fija, con brackets estéticos de Zafiro. El resultado, aún no lo se, pero presume ser espectacular. Voy notando los cambios, aunque el camino, no lo negaré, es casi un suplicio.

Pero hago mía la frase popular “el fin justifica los medios” así que, consolándome a mi misma, día sí y día también, visualizo ese gran momento en el que mi sonrisa sea poco menos que una “sonrisa Profident”.

Han cambiado mucho mis hábitos en estos últimos 9 meses. Unos para bien, otros no tanto. Por poner un ejemplo, mi higiene bucal a mejorado en un 100%, por necesidad, no hay nada peor que sentir restos de mi ensalada instalados entre los dientes!!! socorro… He aprendido muchas cosas estos meses, te las cuento:

Regla número uno:  cepillo, dentífrico y colutorio bucal han encontrado un sitio privilegiado en mi bolso, casi al nivel de mi teléfono mobil.

Regla número dos: Jamas, jamás, jamás!! pidas una ensalada en una comida con amigos y si comes sola en un restaurante y has sucumbido a la tentación de una deliciosa ración de hoja verde, ni se te ocurra pedir NADA al camarero, prohibido dirigir la palabra a nadie y mucho menos bostezar antes de pasar por el cuarto de baño hilo dental en mano.

Regla numero 3: Habla poco, escucha mucho. Dicen que escuchar es una virtud. Verás como la practicas, y es que para mi una conversación larga en estos momentos es poco menos que un castigo. Millones de pequeñitas agujas clavándose cada vez que pronuncio una frase entera!!, tengo un cupo de frases diarias, cuando llego a ellas, me vuelvo mudita, monosílaba y un poco antipática también!.

Regla número 4: Grávate a fuego en la piel que “NO todo el mundo te mira los dientes!”.Sigues siendo la misma de siempre, igual, clavadita… no, no te has convertido en “Betty la Fea” por arte de magia. Pero tampoco te las des de lista, por más invisible que sea tu ortodoncia, está ahí, tu la notas, por más que te digan eso de “…hay, no me había dado ni cuenta” Venga ya!

Regla número 5: Lucha contra los gestos. Adquirirás reflejos involuntarios para descargar la presencia constante de la presión de los brackets. Lucha contra ellos, luego cuesta hacerlos desaparecer.

Regla número 6: no renuncies a unos labios rojos. Cuesta, lo sé. A mi me ha costado 9 meses exactos encontrar el labial que me hace sentir súper segura de que no abriré la boca y mis dientes estarán inevitablemente teñidos de rojo.

Regla número 7: No te saltes ni una cita con el dentista, no la pospongas, no las cambies… que apriete, cada cita estarás a un paso mas del final.

Me queda menos, y mientras tanto dejaré que mi odontólogo controle mi desorden!